Principales problemas de producción

¿Conoce cuáles son los principales problemas de producción? En esta entrada hablaremos de cada uno para que sea sencillo identificar si en su empresa se está presentando alguno de ellos y saber resolverlo de forma óptima.

Dentro de los principales problemas de producción, se encuentra la falta de mantenimiento preventivo a las máquinas, una incorrecta coordinación de los trabajadores y sus labores. Esto provoca que haya tiempo desperdiciado, el cual afecta el cumplimiento de fechas de entrega.

El control de la producción se encarga de verificar el volumen de producción y que se lleve a cabo de acuerdo a la planeación establecida. Esta actividad tiene presencia en cada etapa de la cadena de producción y reduce los errores o mermas que se pueden presentar en el plan de manufactura.

Aunado a esto, mediante el control se establecen los métodos que apoyan en el proceso de evaluación de los factores como: la demanda del cliente, la capacidad productiva, la situación económica, entre otros. Tal evaluación, no sólo considera la situación actual de estos, también proyecta su situación a futuro.

Realizar un correcto control y seguimiento de la producción ayuda a comprobar que cada procedimiento está generando los avances y los resultados que se estimaron en la planificación de la producción. Además, garantiza un aprovechamiento óptimo de los recursos involucrados.

No manejar estándares de calidad

Uno de los objetivos de todo empresario es entregar el mejor producto y servicio posible; sin embargo, esto no siempre ocurre si no se establecen claramente estándares de calidad para cada paso del proceso de producción.

Uno de los problemas de producción es no contar con certificaciones que avalen la calidad de los productos terminados. Sin embargo, para poder implementar estándares de calidad se debe empezar por medir y conocer los niveles de satisfacción del cliente y así poder identificar las futuras exigencias de los clientes y las tendencias del mercado necesarias para adaptar las estrategias.

Dentro de la empresa debe existir un software y hardware para la medición de variables y para control estadístico en línea y de ahí se pueda proseguir a la corrección de producto y la mejora de calidad en productos entregados al cliente.

Desperdicios de tiempo y de material

En los problemas de producción, pueden presentarse situaciones adversas, por ejemplo, puede observarse cuando la materia prima genera desperdicios y es necesario reducir la velocidad para mantenerlo lo menos posible, causando una producción lenta.

Los problemas que esto genera son: La máquina necesita más tiempo de configuración al arranque, se toma más tiempo en producir la primera unidad buena generando desperdicio de arranque, se desperdicia materia prima y ocasiona que la máquina tenga que trabajar a una velocidad inferior a la óptima, se generan micro paradas por ajustes de materia prima, daños en la misma o reemplazos innecesarios.

Existen varias filosofías que nos permiten disminuir los desperdicios y reducir nuestros costos. Una de ellas es el Lean Manufacturing, que apunta directamente a la identificación y eliminación de actividades que no agregan valor en todos los procesos en que está involucrada una empresa: el diseño, la producción, la cadena de suministro y la relación con los clientes.

Para el Lean Manufacturing, se considera desperdicio a cualquier elemento dentro de los procesos señalados que añade costo sin añadir valor al producto. En ese sentido, el desperdicio cuesta dinero, consume tiempo para hacer el producto y entregarlo oportunamente, consume más recursos, disminuye la productividad, aumenta los costos sin generar valor ni beneficio, y deteriora la competitividad de la empresa.

El Lean Manufacturing clasifica los desperdicios de acuerdo a su origen. Este origen de los desperdicios puede encontrarse en la manufactura de materiales, el entrenamiento, el diseño, el suministro de materiales o en la planeación.

No tener economía de escala

Uno de los problemas de producción más comunes, es cuando las empresas no pueden reducir sus costos cuando aumenta su producción. Hay algunas de ellas que no tienen claro cuánto tiempo se necesita para producir un bien, desde que es pedido por el cliente, hasta que es entregado; no implementan reglas básicas de la productividad durante la producción como: clasificación y descarte, organización, limpieza, higiene y visualización, y disciplina y compromiso.

Un aumento de la producción con una reducción de costes sin duda permite la expansión, el poder de negociación de proveedores aumenta y la inversión en tecnología cada vez es más rentable.

La producción es una de las áreas más obvias donde entran en juego las economías de escala. Uno de los conceptos que debe comprender para entender cómo funcionan las economías de escala en la producción es la diferencia entre los costos fijos y costos variables. Los costos fijos no aumentan con el tamaño de la producción, mientras que los costos variables sí lo hacen.

Este efecto se ve mejor en la producción tradicional. La maquinaria necesaria para producir artículos manufacturados tiene un costo fijo. Además, las mejoras en los equipos de producción y la eficiencia pueden reducir los costos fijos generales con el tiempo. Por lo tanto, no importa cuánta producción se escale, las economías de escala ayudarán a disminuir los costos.

Falta de seguimiento a proveedores

Cuando no se establecen procedimientos para seleccionar a los proveedores y darles seguimiento, sin duda, esto provoca problemas de producción. Por esta razón, siempre hay que buscar la máxima calidad en toda la cadena de suministro.

Siempre hay que tener presente que debemos tener ordenados y catalogados a todos nuestros proveedores, una base de datos muy completa de estos, desde la empresa en general, que venden, cuáles son sus mejores productos, que resultados favorables y desfavorables hemos tenido.

Lo primero que podemos hacer es definir nuestra línea base, es decir, un punto de referencia, lo que esperamos como resultados. Nos permitirá medir los avances, evaluar el desempeño, saber cómo está el proveedor referente a las solicitudes para responder a nuestras necesidades.

Para facilitar nuestro trabajo y la creación de la línea base, podemos utilizar los siguientes parámetros: tiempo, costo, calidad y alcance. También con éstas disminuimos las variables a seguir y controlar. Con el seguimiento recopilaremos datos de los tiempos, si los requerimientos se están cumpliendo (alcance), calidad, costos, con esos datos podemos aplicar el control que nos permitirá guiar al proveedor en caso que sea necesario.

Para el seguimiento podemos utilizar algunos procedimientos, por ejemplo:

– Tener una bitácora donde se lleve un registro de cada acción (fechas, respuestas, cambios, etc.) que se realice.
– Cada vez que recibamos información por parte del proveedor valoremos, marcas, tiempos de servicios, contratos, debemos compararlos con nuestra línea base, podemos tabularlos e incorporarlos a una matriz de decisión, así como definir cuál de los parámetros es esencial.

Contar con el apoyo de un software empresarial es una excelente forma de evitar problemas de producción debido a que este tipo de tecnología se ha convertido en una solución indispensable para las empresas. En CIMATIC tenemos las herramientas necesarias para contrarrestar detalles y mejorar la actividad de su empresa.

Conoce la solución ideal a tu necesidad

Contáctanos







    Lo más leido