Plan maestro de producción

¿Qué es el plan maestro de producción?

El plan maestro de producción (Master Production Scheduling en inglés) es la herramienta tecnológica que gestiona el proceso que todo fabricante debe hacer para planificar qué productos y en qué cantidades manufacturar durante determinado periodo, para controlar absolutamente todos los procesos que intervienen en la cadena de producción, desde la adquisición de insumos o materias primas, hasta el almacenaje del producto terminado listo para la comercialización.

Se trata de un proceso proactivo porque impulsa las distintas fases de producción en términos de lo que se fabrica y qué resultados se obtienen. Master Production Scheduling (MPS) se convierte en una fuente centralizada que le indica qué necesita producir, cuánto necesita producir y cuándo debe producirlo, de manera que cada uno de los ciclos y sus resultados sean verificables, cuantitativa y cualitativamente, proporcionando un valor agregado a cada artículo que salga de su planta.

El plan maestro de producción constituye la base de la comunicación entre el área de ventas de una empresa y su planta de fabricación. Usar el MPS como una agenda de compromiso entre manufactura y comercialización significa que las ventas pueden hacer promesas de pedido válidas y reales que serán cumplidas en los tiempos establecidos, garantizando la puntualidad en la entrega al cliente.

El MPS que ofrece CIMATIC se trata de un plan dinámico que puede adaptarse a cuando hay cambios en la demanda o la capacidad de fabricación de su empresa. Hoy en día, contar con un MPS es de vital importancia para evitar las pérdidas de recursos materiales y financieros, así como para optimizar el tiempo de producción que constituye un valioso bien para cada negocio.

Contar con aplicaciones y programas que realicen de manera automática y centralizada el plan que requiere es fundamental para mejorar el desempeño, controlar de punta a punta los procesos de su producción y tomar decisiones encaminadas a la expansión y el crecimiento.

MPS proporciona una función de planificación, a partir de datos reales de oferta y demanda, así como pronósticos, para proyectar planes de producción precisos y oportunos que ayuden a su empresa a alcanzar sus objetivos de producción reduciendo, gracias a la anticipación de los procesos, los costos de adquisición.

CIMATIC, con la experiencia obtenida a lo largo de los años y con el trabajo de cerca con empresas de diversos ramos, ha desarrollado un software MPS que hará de la gestión de su plan maestro una actividad sencilla, segura y fácil de implementar.

¿Para qué sirve el plan maestro de producción?

Una vez que su empresa se decida a implementar el MPS, cada miembro del personal de su planta tendrá claro qué debe producirse cada determinado tiempo, pudiendo llegar en detalle desde un mes, hasta lo que se genere en un día.

Su plan maestro de producción le asegura de que todos en su negocio trabajen hacia el mismo objetivo, cumpliendo las metas que se han trazado como un solo equipo, evitando la incompatibilidad entre áreas y fases del proceso.

El MPS puede verse y pensarse como un cronograma general de producción, una entrada crucial en el plan de operaciones de una empresa, que brinda una visión global de todo lo que su negocio necesita hacer para cumplir con el 100% de los pedidos en los plazos acordados.

Esto hace que su negocio se encuentre produciendo pedidos de venta y entregándolos a tiempo, sin problemas ni defectos. Con la implementación de un plan maestro de producción de CIMATIC, pronto logrará la orden perfecta, que es algo para lo que ha estado esforzándose en todos sus canales de venta.

El MPS se ha convertido en una herramienta esencial de las operaciones de fabricación por una buena razón: Es un elemento básico para la productividad, pues se logra una manufactura óptima y se respeta el cumplimiento de los plazos. No importa el tamaño ni el giro de su negocio de manufactura, la adopción de un plan MPS evitará problemas a futuro y mejorará de manera considerable la productividad.

Lo anterior se debe a que fomenta los buenos hábitos comerciales -al fijar plazos de entrega realistas- y a que permite tomar decisiones. El plan maestro de producción se centra en la fabricación de productos terminados o componentes. Es probable que los productos que son más rentables para su negocio requieran de la mayoría de los recursos necesarios para la producción. El MPS trabaja para formar un programa detallado que cumpla busca, entre otros, los siguientes objetivos:

  • Alcanzar los niveles deseados de servicio al cliente.
  • Hacer el uso más eficiente de los recursos.
  • Mantener un nivel deseable de inventario.

El MPS en la gestión de operaciones busca equilibrar la demanda identificada por las ventas y el marketing con la disponibilidad de recursos para la fabricación de lo requerido por los clientes.

El software para implementar un plan maestro de producción que le brinda CIMATIC:

  • Capacidad para hacer ajustes a las fluctuaciones de la demanda mientras se minimiza el desperdicio.
  • Previene la escasez y los percances de programación.
  • Mejora la eficiencia en la ubicación de los recursos de producción.
  • Proporciona controles de costos más efectivos y estimaciones más precisas de los requisitos de material y las fechas de entrega.
  • Reduce los plazos de entrega durante todo el año.
  • Proporciona un conducto de comunicación eficaz con el equipo de ventas para fines de planificación.

Conoce la solución ideal a tu necesidad

¿Cómo hacer un plan maestro de producción?

Con la asesoría y la implementación de un software MPS desarrollado por CIMATIC, encontrará que para realizar su plan maestro de producción el procedimiento correcto para desarrollarlo debe incluir, por lo menos, los siguientes elementos:

Lista de productos: Todos los modelos de los productos que produce. Después de haber completado este análisis, puede ordenarlos por popularidad, por lo que los artículos que produce más están en la parte superior de la lista.

Sublistas de variación para cada producto: Tenga un campo para cada variación de producto. Uno para cada artículo individual. Por ejemplo, puede dividir las prendas de vestir por XS, S, M, L y XL para llenar el campo correspondiente a las tallas. Puede dividirlos en otras variaciones como el color.

Año, mes y semana: Esto es útil para planificar con anticipación y mantener registros, lo cual es necesario para un pronóstico preciso de la demanda. Divide su calendario en meses y semanas. El objetivo es tener un plan sólido de lo que producirá durante los próximos meses. Puede reevaluar su demanda proyectada cada pocos meses. Este campo permite hacer ajustes antes si la demanda lo requiere.

Cantidades de producción: Esta es la cantidad de unidades que decide fabricar cada semana. Digamos que después de analizar su plan de demanda, decide fabricar 200 unidades de producto en una semana. Luego agrega el número 200 al final de cada columna semanal. Pero la planificación no se detiene ahí, ya que ahora puede asignar cuántas variaciones de cada producto conformarán el total de 200.
Esto depende de lo que ya tiene en stock, y cuál es la demanda proyectada. Por ejemplo, una semana las 200 unidades podrían ser de un solo color o talla, mientras que la semana siguiente la producción podría distribuirse de manera más uniforme entre los modelos de productos, tomando como ejemplo la fabricación de prendas de vestir, pero esta aplicación puede realizarse con cualquier producto de manufactura, por lo que el MPS es de utilidad para cualquier empresa que se dedique a la fabricación de cualquier tipo de artículos.

¿Cómo implementar un plan maestro de producción?

Para poder implementar un software que realice el plan maestro de producción de una empresa, generalmente se considera la práctica correcta para analizar los aspectos críticos de este sistema que facilitan la producción y la gestión de los procesos Esto es las fases fundamentales de la cadena de fabricación y puesta en disposición de los artículos que genera su empresa y que deben tomarse en cuenta en la implementación del MPS.

Planes flexibles: Esta funcionalidad calcula a partir de la cantidad de material, mano de obra y equipos especializados necesarios para cumplir con el objetivo de fabricación comprometido.
Proporcionar rutas de producción alternativas: El software de MPS produce escenarios de prueba y error que ofrece una ruta alternativa para lograr la producción. Esto abordaría cualquier contratiempo inesperado que surgiría al finalizar la producción, permitiendo tomar decisiones antes de echar a andar la producción, evitando pérdidas y contratiempos reales.

Utilización de recursos disponibles: El plan maestro de producción establece, a partir de la información disponible, la relación entre la carga de trabajo y la utilización de la maquinaria y el equipo necesarios en el proceso de fabricación. Esto permite la mejor utilización de todos los recursos disponibles y un flujo de producción mucho más eficiente.
Establecer requerimiento de capacidad: El MPS facilita la planificación de capacidad mediante el establecimiento de requisitos de capacidad adecuados. La programación global de producción facilita a los fabricantes obtener el conocimiento correcto sobre el requisito de capacidad, pudiendo así comprometer sólo lo que se es capaz de producir, evitando molestias en clientes y agregando el valor de la puntualidad y el cumplimiento de compromisos a las entregas de su empresa.

Ayuda en el procesamiento de la información: El MPS determina el mejor momento apropiado para la entrega. Se coordina constantemente con los diversos sistemas de información de gestión.