Big Data

El término Big Data se refiere a un conjunto de datos, de gran tamaño y complejidad, que al ser tan voluminosos, el software de procesamiento tradicional no podría analizarlos. Este concepto engloba las famosas cuatro “V”: volumen, velocidad, variedad y valor.

Por lo tanto, se trata de un amplio volumen de datos que poseen una variedad de formas, se pueden procesar a gran velocidad para adquirir valor, gracias a la información que de ellos se puede obtener.

“El Big Data es el análisis masivo de datos, tan sumamente grandes que las aplicaciones de software de procesamiento de datos que tradicionalmente se venían usando no son capaces de capturar, tratar y poner en valor en un tiempo razonable”, señaló la Universidad Complutense de Madrid.

De acuerdo con el periódico digital News in America, cada vez que aparezcan nuevas tecnologías, también existirán más datos que almacenar y analizar, para convertirlos en información útil para las compañías e incluso los gobiernos de distintos países.

¿Cómo se recopila, almacena y procesa toda la información?

El conjunto de datos que forman el Big Data se obtienen de distintas fuentes, una de las más comunes y que la mayoría de las personas utiliza son las redes sociales, por ejemplo, la información puede salir de los comentarios en Facebook.

También se obtiene cuando alguien envía un correo electrónico, responde una encuesta telefónica, manda un texto por WhatsApp o hace clic en un enlace de internet, según la Universidad Complutense de Madrid.

Los datos se pueden recopilar a través del M2M o “machine to machine”, es decir, de las máquinas y aparatos como los GPS de los automóviles, los teléfonos celulares y los expendios de bebidas y alimentos de los hospitales.

Otros ejemplos de fuentes de datos son los sensores de huellas dactilares y reconocimiento facial, la transferencia de dinero entre cuentas bancarias, las compras en línea y la reservación de un boleto de avión.

Todos estos datos se capturan mediante el Web Scraping, unos programas de software que extraen la información de las páginas web, con diferentes API o con servicios como Apache Flume, diseñado para una recopilación voluminosa.

En cuanto al almacenamiento, depende del uso y del tipo de información que se reúne, ya que en Big Data existen tres tipos de datos:

  • Datos estructurados: Se pueden almacenar en tablas porque tienen una longitud y formato específicos, como los números telefónicos.
  • Datos no estructurados: Se encuentran en la forma original como fueron recopilados y no tienen un formato, como los correos electrónicos.
  • Datos semiestructurados: Su estructura no es regular, aunque poseen algunos patrones comunes, el lenguaje HTML.

Por lo tanto, es posible utilizar hojas de cálculo en Excel para los datos estructurados, o bien, sistemas NoSQL, diseñados para la gestión de las bases de datos, cuando la información no está estructurada.

Sobre el procesamiento, también depende del tipo de información que se tenga y el uso que se le dará. Actualmente existen herramientas que funcionan para grandes volúmenes o flujos rápidos en tiempo real.

De acuerdo con la Universidad Complutense de Madrid, se pueden extraer patrones de información por medio de la estadística y el machine learning, una forma de Inteligencia Artificial que le permite a un sistema aprender de los datos en lugar de hacerlo con programación explícita.

Industrias que pueden beneficiarse del Big Data

El Big Data “activa la transformación de industrias enteras que requieren un análisis constante de datos para afrontar los retos de su gestión diaria”, indicó el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo de España (MINCOTUR).

Las plataformas dedicadas a la venta de artículos por internet, con entrega en varios países alrededor del mundo, es uno de los mejores ejemplos de compañías beneficiadas con este conjunto de datos, ya que la información procesada le sirve para conocer las necesidades de sus clientes.

Los servicios de streaming, o distribución digital de contenido multimedia, también utilizan el Big Data para obtener patrones predictivos que les permitan saber qué series o películas ofrecerán a sus usuarios, satisfaciendo sus intereses.

Además del ámbito empresarial, los sectores públicos y privados también aprovechan la inteligencia de datos para implementar estrategias de seguridad privada y defensa antiterrorista, para detectar fraudes bancarios y prevenir las crisis medioambientales.

¿Cómo puede ayudar a mi empresa?

News in America señaló que gracias al Big Data se pueden transformar diferentes tipos de datos, por ejemplo, los clics por hora en un sitio web o las rutas que alguien guarda en su celular cuando sale de viaje.

Al procesar datos tan variados, es posible encontrar patrones de comportamiento que le sirven a las empresas para ofrecer mejores servicios, renovar sus productos y detectar problemas para darles una correcta solución.

“Se puede usar el Big Data para alimentar registros de salud y financieros, esto traerá muchas oportunidades de empleo para crear mejores infraestructuras, software, hardware y hasta especialistas en ciberseguridad”, añadió el periódico digital.

Los beneficios de estos conjuntos de datos son que las empresas pueden generar más ganancias o atraer un mayor número de clientes, obtener ventajas competitivas y optimizar los procesos de producción.

Contáctanos







    Lo más leido