¿Qué es el método Kaizen?

El método Kaizen es un modelo de optimización de procesos de producción cuyo nombre proviene del término japonés “Kaizen”, que significa “cambio para mejorar” o “mejora continua o constante”.

Se refiere a una filosofía empresarial surgida en dicho país con respecto a los procesos que optimizan las prácticas y operaciones de una empresa de manera cotidiana, involucrando a todos los empleados y áreas de la organización. Se enfoca en la mejora de la productividad como un proceso gradual y metódico.

Los pequeños cambios utilizados en la metodología Kaizen pueden involucrar aspectos como el control de la calidad, la puntualidad en la entrega de pedidos, la estandarización de los procesos de trabajo, la operación de equipos eficientes y la eliminación de merma y desperdicios.

En el método Kaizen, los cambios pueden provenir de cualquier empleado en cualquier momento y no tienen por qué suceder de manera lenta, aunque una de las características de esta metodología es el reconocimiento de que los pequeños cambios que se hagan en este momento pueden tener un gran impacto en el futuro, ya sea a mediano o largo plazo.

Kaizen se basa en el postulado filosófico de que todo es mejorable y perfectible, las empresas que utilizan esta metodología ven en cualquier proceso la oportunidad de mejorar todo el conjunto de acciones que se realizan, al contrario de las empresas que ven un proceso que funciona bien y así lo siguen implementando. Tiene como objetivo mejorar la productividad, la eficacia, la seguridad y la reducción de desperdicios. Aquellas empresas que siguen este enfoque se encuentran en un constante cambio. La metodología Kaizen se desarrolló con el fin de hacer mejores los procesos de producción, inicialmente en las fábricas y ha llevado al éxito a las empresas japonesas de fabricación de producto, incrementando la calidad y permitiendo abatir los costos de producción. De esta manera, ofrece beneficios continuamente.

Beneficios del método Kaizen

Menos desperdicio.

El inventario se utiliza de forma óptima y eficiente, al igual que las destrezas de cada empleado y cada equipo de trabajo.

Satisfacción personal y grupal.

Al enfocarse cada empleado y cada equipo de trabajo en la mejora de sus procesos se impacta directamente en la manera en que se realizan los procesos.

Compromiso.

Los empleados encuentran mayor interés en su trabajo, comprometiéndose con la calidad y la mejora continua del proceso.

Retención mejorada.

Los clientes y los empleados satisfechos prefieren seguir con la empresa.

Mayor satisfacción del consumidor.

Al fabricar productos de mayor calidad y no tener fallas en el proceso de comercialización, la experiencia del cliente es favorable.

Resolución de problemas mejorada.

Mirar los procesos desde la perspectiva de soluciones y mejoras, permite a los empleados resolver los problemas de manera eficaz, sin interrupciones en la cadena de producción.

Equipos mejorados.

Trabajar juntos en la resolución de problemas ayuda a constituir y fortalecer los equipos de trabajo.

¿Cómo implementar el método Kaizen?

El plan de acción de la metodología Kaizen consiste en organizar acciones centradas en mejorar partes específicas de los procesos de la empresa, involucrando a los empleados de todos los niveles y áreas.

  • Colaboración e implicación en equipo.
  • Construir una cultura de alto compromiso.
  • Autonomía de los empleados para mejorar sus propios procesos.
  • Establecer un flujo constante de sugerencias para la implementación de mejoras.
  • Organizar eventos enfocándose a mejorar áreas y actividades específicas hacia adentro de la empresa.
  • Al implementarse la metodología, será una forma normal de trabajar de todos los miembros de la empresa.

Existen cinco principios fundamentales en esta filosofía que forman parte de cada actividad y herramienta de Kaizen. Al implementar este método en cada empresa, se deberá asegurar de que el equipo trabaje bajo estos principios que se han vuelto fundamentales para una cultura de la mejora continua y también son un punto en el que la empresa no puede dar marcha atrás para la progresión de la calidad, la productividad, las relaciones laborales y la experiencia de los clientes.

  • Conoce a tu cliente
  • Déjalo fluir
  • Dirígete a la mejora constante y a la reducción del desperdicio
  • Capacita a los empleados
  • Procura la transparencia de los procesos

Identificar oportunidades de mejora

  • Establezca metas y proporcione toda la documentación y los antecedentes necesarios.
  • Revise el estado actual de la organización / producto y desarrolle un plan de mejoras.
  • Implementar las mejoras identificadas.
  • Realice otra revisión para corregir lo que no funciona.
  • Informe los resultados y los hallazgos y determine los elementos de seguimiento que deberán investigarse.

Mentalidad de mejora continua

Para establecer una cultura de la mejora continua dentro de la empresa, es necesario crear un ciclo constante y fluido basado en el concepto Kaizen que permitirán una sistematización de las actividades y la forma en que se optimizan.

  1. Hacer que los empleados se involucren e involucren a los demás. Todos los miembros de la empresa deben ser y sentirse parte del proceso, así como colaborar para probar nuevas soluciones a cada actividad.
  2. Encontrar e identificar los problemas. Es necesario que todos los empleados se sepan capacitados para encontrar y manifestar los problemas.
  3. Crear una solución. Animar a los miembros de la empresa para crear nuevas soluciones a los problemas, incluso mejorar e innovar en las prácticas ya establecidas para realizar los procesos.
  4. Probar la solución. Implementar las soluciones sugeridas por el equipo en programas piloto para verificar los resultados.
  5. Medir y analizar los resultados. Esta es una tarea importante pues ayuda a involucrar al equipo pero sobre todo es necesario comprobar que las soluciones dan mejores resultados que las prácticas anteriores.
  6. Estandarizar. Si la empresa, los empleados y los clientes están satisfechos con los nuevos resultados, es importante estandarizar las soluciones que llevaron a ellos y adoptar las nuevas prácticas.
  7. Repetir. Es necesario implementar los hábitos y adoptarlos como una mentalidad de la empresa, que se lleve a cabo de manera cotidiana y constante.

Contáctanos







    Lo más leido