Planeación estratégica. La clave para lograr los objetivos

¿Qué es la planeación estratégica?

La planeación estratégica es una actividad de gestión organizacional que se utiliza para establecer prioridades, enfocar la energía y los recursos, fortalecer las operaciones, garantizar que todos los empleados de una empresa trabajen hacia metas comunes, establecer una relación entre los resultados y los resultados previstos para evaluar y ajustar la dirección de la organización en respuesta a un entorno cambiante.

Es un esfuerzo disciplinado que produce decisiones y acciones fundamentales que dan forma y guían a una organización, a quién sirve, qué hace y por qué lo hace, con un enfoque en el futuro. La planeación estratégica eficaz articula no sólo hacia dónde se dirige una organización y las acciones necesarias para progresar, sino también cómo sabrá si tiene éxito.

¿Por qué es importante la planeación estratégica?

La planeación estratégica permite a las organizaciones prever su futuro y prepararse en consecuencia. Mediante ella, las empresas pueden anticipar ciertos escenarios desfavorables antes de que sucedan y tomar las precauciones necesarias para evitarlos. A partir de esto, las organizaciones pueden ser proactivas en lugar de simplemente reaccionar a las situaciones que surgen.

Ser proactivo permite a las organizaciones mantenerse al día con las tendencias cambiantes del mercado y estar siempre un paso por delante de la competencia.

Beneficios de la planeación estratégica

Gracias a la planeación estratégica se puede definir la dirección en la que debe viajar una organización y ayuda a establecer objetivos y metas realistas que están en línea con la visión y misión trazadas para ella. Esta actividad ofrece una base muy necesaria a partir de la cual una organización puede crecer, evaluar su éxito, compensar a sus empleados y establecer límites para una toma de decisiones eficiente.

El desarrollo de una planeación estratégica proporciona a la administración la hoja de ruta para alinear las actividades funcionales de la organización para lograr los objetivos establecidos. Guía las discusiones de la administración y la toma de decisiones para determinar los recursos y los requisitos presupuestarios para lograr los objetivos establecidos, aumentando así la eficiencia operativa.

Elementos de la planeación estratégica

La planeación estratégica es una herramienta organizativa que ayuda a los responsables de la toma de decisiones a organizar su investigación y sus objetivos en un plan sucinto que pueden llevar a cabo en toda su empresa. Para asumir una gran tarea existen elementos específicos que conforman la planeación estratégica, asegurando que cada paso reciba la atención que merece.

La toma de decisiones comerciales puede ser una tarea compleja. Tomar un plan de acción y llevarlo a cabo puede ser una operación muy influyente, especialmente si considera los efectos que su decisión podría tener en los resultados financieros, las percepciones de los consumidores o las capacidades operativas. Si avanza apresuradamente en su proceso de toma de decisiones, puede terminar con problemas más grandes de los que tenía al principio.

Una planeación estratégica sólida posiciona a una empresa para el éxito y define claramente cómo se proyecta hacia el futuro y en cada etapa. Un error común que cometen las empresas es saltar directamente a la ejecución táctica sin primero analizar, comunicarse y alinearse con el objetivo general de esta herramienta. Saltarse estos pasos importantes puede dejar a su organización sin dirección y hacer que tenga dificultades.

Durante el proceso de planeación estratégica de una organización se realizan algunas actividades fundamentales. Construyen o modifican su visión y misión estratégicas fundamentales, se comprometen con los objetivos o metas que impulsan la salud general de su organización y desarrollan un plan a largo plazo para lograr esas metas.
Si bien el marco es un ciclo continuo con los aprendizajes de cada etapa que informan a la siguiente, desarrollar dicha actividad es siempre el mejor lugar para comenzar. Algunos de los pasos de este proceso organizacional son:

Visión, misión y valores organizacionales

La declaración de visión de una organización es una descripción aspiracional de lo que a una organización le gustaría lograr o lograr en el futuro: es la meta. Tiene la intención de servir como una guía clara para elegir el rumbo de acción actual y al futuro.
Es una definición de dónde le gustaría que estuviera la empresa. La visión no es una meta a corto plazo, sino un destino a futuro. Establece el tono de la organización y proporciona una estrella polar en el horizonte para que la empresa avance.
Mientras que una visión describe cómo ve su negocio a sus clientes y partes interesadas, una declaración de misión describe lo que hace actualmente. A menudo describe lo que hace, para quién y cómo. Concentrarse en su misión todos los días debería permitirle alcanzar su visión.

Una declaración de misión podría ampliar sus opciones y / o limitarlas. Sin una misión, su organización carece del “por qué” de la visión. Si todos en su organización tienen su propia interpretación de por qué persiguen la visión, puede llevar a estrategias e iniciativas contradictorias.

Objetivos organizacionales

Los objetivos organizacionales son resultados específicos que una persona o sistema pretende lograr dentro de un marco de tiempo.
Definir cómo se ve el éxito le permite saber si está en el camino para lograr su misión y realizar su visión. La articulación clara de sus objetivos organizacionales crea metas para su organización que le permiten medir su salud general y el impacto de las iniciativas estratégicas.
Los objetivos deben ser medibles, realistas y tener una cadena de comunicación dedicada. Estas pautas ayudan a las organizaciones a establecer límites y responsabilidad por la tarea en cuestión.

De esta manera, los objetivos no se vuelven demasiado ambiciosos y, al mismo tiempo, son lo suficientemente expansivos como para justificar la innovación. Recuerde que estos son solo los objetivos a corto plazo. Pueden trabajar hacia un objetivo más grande, pero no deben ser continuos en su progreso.

Las metas mensurables son excelentes porque muestran el progreso que ha logrado. Al rastrear sus acciones, puede analizar qué ha funcionado y qué no.

También puede hacerle saber si está en camino de cumplir con las limitaciones de tiempo que ha establecido. Parte de la elección de un objetivo medible debe ser establecer un cronograma. Está bien si el progreso se desvía ligeramente de esta línea de tiempo. Pero, al tener una fecha esperada de progreso para cada paso, mantiene la responsabilidad de su equipo y de usted mismo.

Los objetivos realistas pueden parecer obvios, pero no siempre lo son. Una idea puede verse muy bien en teoría, pero cuando realmente la tienes en cuenta, puede ser más difícil de lo esperado. Esto no quiere decir que no deba impulsar las capacidades de su organización, pero hay un punto en el que las cosas se vuelven imprácticas.

La comunicación es clave. Una de las principales razones por las que los planes fracasan es la falta de comunicación. Para minimizar la confusión, es vital que establezca una línea de comunicación entre todos los involucrados. Esto también significa asegurarse de que todos se sientan cómodos discutiendo problemas y confíen en que pueden asumir su parte del trabajo antes de que las cosas vayan demasiado lejos.

Modelos de planeación estratégica

  • Planeación estratégica básica. Generalmente consiste en crear una declaración de misión que describa por qué existe una empresa u organización. A continuación, elija los objetivos intermedios de su empresa relacionados con lo que debe lograrse primero para cumplir con su misión.
  • Planeación estratégica basada en problemas o metas. Muchas empresas que comienzan con modelos básicos de planificación estratégica evolucionan hacia la planificación basada en problemas o en objetivos. Esta mejora del modelo básico está diseñada para empresas u organizaciones más establecidas que desean profundizar en el proceso de planificación estratégica.
  • Planeación estratégica de escenarios. El modelo de planificación estratégica de escenarios se considera más una técnica que un modelo. A menudo se utiliza junto con otros modelos de planificación estratégica y puede ser muy útil para identificar objetivos y problemas. Este modelo es utilizado por empresas que desean prepararse para diversos escenarios que posiblemente podrían ocurrir debido a fuerzas externas o un cambio en el entorno, como cambios demográficos o cambios en las regulaciones.
  • Planeación estratégica de alineación. Un modelo de planificación estratégica de alineación ayuda a crear una alineación sólida entre los recursos y la misión de una empresa. Este modelo puede ser una herramienta útil cuando las empresas desean ajustar sus objetivos o determinar por qué sus metas no se están logrando según lo planeado. La planificación de la alineación a menudo se recomienda a las empresas que experimentan una gran cantidad de ineficiencias u otros tipos de problemas internos.
  • Modelo orgánico de planeación estratégica Los modelos de planificación estratégica orgánicos o “auto-organizados” contrastan con otros modelos de planificación que siguen enfoques más lineales y metódicos. Este tipo de planificación requiere una referencia continua a valores comunes y una reflexión compartida sobre los procesos actuales. La planificación orgánica a menudo utiliza una técnica conocida como storyboard para permitir que los participantes desarrollen sus propias ideas antes de compartirlas con un grupo más grande.

Conoce la solución ideal a tu necesidad

Balanced scorecard

Este concepto proviene de la idea de considerar medidas de planeación estratégica además de las medidas financieras tradicionales para obtener una visión más “equilibrada” del desempeño. La idea de cuadro de mando integral ha evolucionado más allá del simple uso de perspectivas y ahora es un sistema totalizador para gestionar la estrategia.

Un beneficio clave de usar un marco disciplinado es que brinda a las organizaciones una forma de “conectar los puntos” entre los diversos componentes de la planificación y la gestión estratégicas, lo que significa que habrá una conexión visible entre los proyectos y programas en los que la gente está trabajando, las mediciones que se utilizan para realizar un seguimiento del éxito, los objetivos estratégicos que la organización está tratando de lograr y la misión, visión y estrategia de la empresa.

Finanzas

Las métricas financieras han sido durante mucho tiempo el estándar para evaluar el desempeño de una empresa. La planeación estratégica respalda el papel de las finanzas en el establecimiento y seguimiento de objetivos estratégicos financieros específicos y mensurables de forma coordinada e integrada, lo que permite que la empresa opere de manera eficiente y eficaz. Los objetivos y métricas financieras se establecen en función de la evaluación comparativa de los mejores negocios de un ramo.

Clientes

Un punto clave para cualquier empresa son sus clientes, puesto que es una manera efectiva de garantizar la planeación estratégica, la producción y la satisfacción de cada uno de ellos. Aquellas que han sido calificadas como las mejores en su sector es porque han empleado diversas formas de localizar y escuchar la “voz del cliente”.

Mapa estratégico

Un mapa estratégico es un gráfico simple que muestra una conexión lógica de causa y efecto entre los objetivos estratégicos (mostrados como óvalos en el mapa). Es uno de los elementos más poderosos de la metodología del cuadro de mando integral, ya que se utiliza para comunicar rápidamente cómo la organización crea valor.

El mapeo estratégico puede mejorar enormemente cualquier esfuerzo de comunicación y planeación estratégica; la mayoría de las personas aprenden de forma visual, por lo que muchos más empleados comprenderán una imagen de su estrategia que una narrativa escrita.

Además, el proceso de desarrollo de un mapa estratégico obliga al equipo a ponerse de acuerdo sobre lo que están tratando de lograr en términos simples y fáciles de entender. Con un mapa estratégico bien diseñado, cada empleado puede ver cómo contribuyen al logro de los objetivos de la organización.

Análisis FODA

Un análisis FODA es una técnica que se utiliza para determinar y definir sus Fortalezas, Debilidades, Oportunidades y Amenazas: FODA. Este tipo de análisis se pueden aplicar a toda una empresa u organización, o proyectos individuales dentro de un solo departamento.

Más comúnmente, los análisis FODA se utilizan a nivel organizacional para determinar qué tan cerca está alineada una empresa con sus trayectorias de crecimiento y puntos de referencia de éxito, pero también se pueden usar para determinar qué tan bien se está desempeñando un proyecto en particular.

Análisis PEST

El Análisis PEST (Político, Económico, Social y Tecnológico) es un método de gestión mediante el cual una organización puede evaluar los principales factores externos que influyen en su funcionamiento para volverse más competitiva en el mercado. Como lo describe el acrónimo, esas cuatro áreas son fundamentales para este modelo.

Una valoración integral de las principales áreas de influencia que afectan al sector en el que se posiciona una organización, así como a la propia organización, puede facilitar una planificación estratégica más eficaz.

Esta planificación puede llevarse a cabo para maximizar la capacidad de la organización para capitalizar las condiciones tal como existen, y para estar advertida y mejor preparada para cambios inminentes, permitiendo que la organización se mantenga por delante de la competencia.

Análisis de brechas

Este proceso es un apoyo estratégico que ayuda a las organizaciones a establecer una línea clara para lograr los objetivos comerciales. Este análisis permite comparar el estado actual con las metas ideales, lo que destaca las deficiencias y las oportunidades de mejora.

Blue Ocean Strategy

Por su definición en español, la estrategia del océano azul es aquella investigación que se realiza de forma simultánea entre la diferenciación y el bajo costo que ayuda a definir un nuevo espacio de mercado para crear una demanda nueva. Crea y captura un espacio de mercado indiscutible, haciendo una competencia irrelevante.

Oceano rojo

Caso contrario a la estrategia anterior, esta se refiere a competir en las industrias ya existentes, para lo que regularmente se necesita un alto nivel de competencia y a menudo, esto puede implicar la mercantilización de la industria donde las empresas compiten principalmente en precios. Por lo que en esta estrategia, los objetivos clave son vencer a la competencia e incrementar la demanda actual.

Análisis Porter

El análisis Porter es un modelo de análisis de negocios que ayuda a explicar por qué varias empresas pueden mantener diferentes niveles de rentabilidad. Las cinco fuerzas se utilizan con frecuencia para medir la intensidad de la competencia, el atractivo y la rentabilidad de una industria o mercado.

Las cinco fuerzas de Porter son:

1. Competencia en la industria
2. Potencial de nuevos participantes en la industria
3. Poder de los proveedores
4. Poder de los clientes
5. Amenaza de productos sustitutivos

Si su empresa requiere realizar planeación estratégica, en CIMATIC contamos con la tecnología que necesita para que logre los mejores resultados en su proceso de manera sencilla y clara.