Mantenimiento preventivo. Acciones empresariales de valor

Dentro de la cadena de producción, las fallas son un problema común y esto genera defectos en los bienes o servicios que se ofertan y por ende, malas experiencias para los clientes y esto lo podemos resumir en pérdidas económicas. Sin embargo, es posible evitar todo esto aplicando el mantenimiento preventivo.

¿Qué es?

Se le conoce como mantenimiento preventivo a todas aquellas acciones que reducen el riesgo de incidencias o pérdida total de los equipos y como su nombre lo indica, es un plan que se efectúa de manera preventiva, es decir, anticipada para evitar problemas o averías en este tipo de recursos empresariales que también desempeñan un papel importante.

Ajustes, limpieza, análisis, lubricación, calibración, cambio de piezas son tan sólo algunas acciones que ayudan a evitar fallas ocasionadas por desgaste o un mal uso de los equipos. Esto contempla vehículos, maquinaria pesada u otros artefactos y en cuanto al área informática, los equipos electrónicos también requieren una constante revisión.

El mantenimiento preventivo tiene como principal objetivo mitigar las consecuencias negativas que puede sufrir el equipo de una empresa. Por ello, todas las labores que integra mantienen en óptimo desarrollo las actividades de la cadena de producción, siguiendo las recomendaciones y legislaciones vigentes para un mejor uso de cada equipo.

Tipos de mantenimiento preventivo

Existen dos formas de aplicar este tipo de mantenimiento, las cuales se diferencian por el espacio externo y la calidad interna de las piezas que disponen los equipos. A continuación los mencionaremos:

  • Mantenimiento pasivo. Es el que se enfoca en atender a los equipos, pero de manera externa. Revisa y analiza todo lo relacionado a su ambiente físico y eléctrico para prevenir futuras averías. Un ejemplo claro es prevenir los problemas que pueden causar factores externos como la humedad.
  • Mantenimiento activo. Este toma en cuenta el lugar donde están los equipos, el modelo y la calidad de sus componentes, ya que su objetivo es limpiarlos y mantenerlos en buen estado para evitar el deterioro por suciedad.

Diferencias entre mantenimiento preventivo y correctivo

Muchas empresas suelen confundir el mantenimiento preventivo con el correctivo, pero cada uno tiene sus particularidades y es importante conocerlas para determinar cuál es el que podría necesitar en el momento justo y así, evitar la pérdida de los equipos y de las utilidades generadas.

El mantenimiento correctivo es aquel que se realiza cuando las fallas ya están presentes y es una actividad que se realiza para reparar los daños que se pudieron haber encontrado en el mantenimiento preventivo. Tiene como finalidad restaurar el equipo o las piezas de este para que en medida de lo posible, vuelva a su funcionamiento normal.

Esta no es de las mejores estrategias empresariales a ejecutar, pues como dice el dicho “más vale prevenir que lamentar”, ya que si se aplica puede traer consigo tiempo laboral no trabajado, pérdida de producción y económica, incumplimiento de plazos y entregas y clientes insatisfechos.

Por ejemplo, si una empresa cuenta con un camión para la entrega de sus pedidos, es necesario que dentro de sus actividades se encuentre el darle un mantenimiento habitual, como cambiarle las llantas o revisar el sistema de frenado. Lo que puede ayudar a detectar o arreglar fallas mínimas que de no ser atendidas, pueden representar problemas mayores.

Conoce la solución ideal a tu necesidad

Plan de mantenimiento

Los beneficios del mantenimiento preventivo son una realidad, pero será más sencillo conseguirlos si se diseña un plan en el que se establezcan los pasos a aplicar en cada uno de los equipos que posee la empresa. Los que a continuación se mencionan, son la base de la prevención.

  1. Partiendo de los objetivos generales y específicos de la empresa, es necesario diseñar un plan de mantenimiento que se adecue a las necesidades y al giro comercial, tomando en cuenta los materiales, las piezas, los modelos de cada equipo.
  2. La organización es la base de todo ya que, permite tener un registro de los equipos por actividad en la que se usan, así como su ubicación. Esto facilita la aplicación de las recomendaciones y normas de calidad que sugiere la empresa fabricante de los activos.
  3. Ningún equipo es eterno y aunque es indispensable hacerle mantenimiento preventivo a cada uno, se deben establecer prioridades. Se le debe dar prioridad a aquellos equipos que son más fundamentales dentro de la empresa, los que pueden generar más pérdidas y también contemplar el estado actual de cada uno.

Además de eso, es importante llevar a cabo lo siguiente:

  • Identificar los equipos y las piezas que los componen.
  • Reunir y organizar los manuales de operación y mantenimiento.
  • Analizar y ejecutar las labores de mantenimiento en tiempo y forma.
  • Incluir en el plan las determinaciones que establece el mantenimiento legal.

Herramientas para el mantenimiento preventivo

Para facilitar la actividad de mantenimiento preventivo, la empresa se puede apoyar de algunas herramientas con las que se conseguirá mantener en buen estado y en óptimo funcionamiento cada equipo. Algunas de estas son:

Instructivos

Los instructivos son esos pequeños escritos que tienen por objetivo el orientar al usuario sobre el armado o la forma correcta de uso de un equipo. Contienen información precisa y sirven como guía para poner en marcha el aparato o sistema, e incluso algunos pueden tener las instrucciones de mantenimiento.

Listas de verificación

También conocidas como “listas de control” y son un tipo de formato en el que se registran, analizan y presentan resultados. Se emplean para agilizar acciones repetitivas de una forma ordenada y además, permiten recabar información de los equipos para actualizar constantemente el estatus de cada uno.

Listas de materiales requeridos

Son un tipo de listado estructurado en el que se señalan los materiales que se requieren para el correcto funcionamiento de la cadena de producción. En ellos se detalla la cantidad y la disponibilidad de cada material, su costo, su objetivo y sus características generales y esto ayudará a realizar el mantenimiento adecuado de los equipos.

Por otro lado, los avances tecnológicos y la especialización de estos han hecho posible el crear herramientas más avanzadas que permiten brindar este tipo de mantenimiento de una manera sistematizada y así, cada área desempeña sus funciones, mientras el software monitorea el estatus de los equipos.

Para esto y muchas actividades más, en CIMATIC contamos con las soluciones ideales que logran el óptimo desarrollo de las actividades de cualquier empresa que busca estar a la vanguardia y mantener satisfechos a sus clientes como: EAM (Gestión de Activos empresariales) de Infor.

Mantenimiento preventivo de sistemas

Contáctanos







    Lo más leido