Guía básica de la Certificación del Modelo de Madurez de Ciberseguridad (CMMC)

La Certificación del Modelo de Madurez de Ciberseguridad (CMMC) es un programa que emergió del Departamento de Defensa (DoD, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos con la finalidad de supervisar y evaluar la capacidad de reacción, prevención y especialidad de los estándares de seguridad cibernética.

De ahí surge esta guía básica de cinco pasos que ayudan a garantizar que los modelos se valoren correctamente y sean adecuados para plenar todos los requisitos en materia de seguridad en toda la cadena suministro de defensa. Por ello, en CIMATIC brindamos esta información y las soluciones tecnológicas más avanzadas.

Protección de la información

La información confidencial del DoD se encuentra en los sistemas TI que son controlados y operados por agencias federales y contratistas del gobierno, por lo que esto representa una amenaza para la seguridad nacional al haber una gran pérdida de datos; es por tal motivo que proteger la información dentro de la cadena de suministro es una prioridad.

Los niveles de la CMMC han sido adoptados rápidamente por empresas que no necesariamente participan en este proceso estableciéndose como los más altos referentes para la seguridad digital en un momento en el que cada vez más organizaciones, empresas y negocios deben estar alerta para evitar ser vulnerados a través de medios electrónicos, poniendo en riesgo su patrimonio.

Distintas fuentes estiman en más de 600 000 millones de dólares anuales las pérdidas al PIB mundial generadas por delitos cibernéticos, lo que representa un punto crítico para todo tipo de empresas que gestionan sus procesos de producción, comercialización y administración a través de plataformas digitales.

Sin embargo, existe una serie de herramientas que blindan estos procesos, protegiendo a empresas y organizaciones de los ataques cibernéticos, manteniendo a salvo la información que la empresa maneja, sobre sus finanzas, datos de clientes, proyectos, y demás información que puede ser objeto de ataque.

Por ello, esta certificación es clave para la participación de empresas de cualquier magnitud como proveedores del DoD, pero la adopción del modelo puede resultar fundamental para cualquier empresa que necesite altos estándares de seguridad cibernética para su desarrollo, expansión, ofreciendo tranquilidad y confianza a sus clientes.

La Certificación del Modelo de Madurez de Ciberseguridad se puede aplicar a toda la empresa, no únicamente a ciertos proyectos o programas relacionados con los sistemas de defensa y seguridad. Revisa el diseño, la implementación y la operación de estos para garantizar que la información se encuentre resguardada y a salvo de cualquier riesgo de ataques.

En CIMATIC le ofrecemos todas las herramientas necesarias en caso de que su empresa esté decidida a implementar este modelo de ciberseguridad, que cada vez es más necesario en un mundo empresarial y sobre todo las que se encuentran de lleno en el ámbito digital y así mismo, aquellas que realizan  operaciones internacionales que requieren del máximo nivel de seguridad.

Para implementar este modelo de madurez, las empresas deben seguir los siguientes pasos:

Identificar el nivel de madurez objetivo

El nivel de madurez objetivo de una empresa depende de qué tipos de contratos mantienen en la actualidad y a qué otros contratos le interesa expandirse en el futuro.

Para empresas que realizan trabajo comercial con el DoD de Estados Unidos se recomienda que la documentación de este paso delinee procedimientos y procesos por cada área, departamento y ubicación física de cada espacio.

Si bien, buscar un alcance más amplio podría significar una inversión de tiempo ajustando las brechas de seguridad para obtener este paso de la certificación, es probable que no requiera una recertificación más adelante.

Determinar si se requieren servicios externos de seguridad o cumplimiento

Según el nivel de madurez de ciberseguridad y el nivel objetivo de cumplimiento en la implementación, es necesario adoptar controles de seguridad. Una forma sencilla de obtener la CMMC es subcontratar algunas de las actividades de seguridad y cumplimiento con consultores o proveedores de soluciones de ciberseguridad.

Algunas de las soluciones en software de ciberseguridad permiten a las empresas manejarlas desde la nube. Este proceso puede replantear la organización de algunas de las actividades dentro de la empresa.

Realizar una autoevaluación y actualizar la documentación de respaldo

Este paso se refiere a una revisión a conciencia de cómo una empresa implementa los controles de seguridad, evaluando si estos están suficientemente documentados, capturados en prácticas y manuales, gestionados o revisados según lo requiera el nivel de madurez objetivo.

La calidad de la documentación e información es un factor clave pues reduce la cantidad de tiempo en la que se pueden realizar auditorías y evaluaciones internas o externas y generar un plan de acción puntual.

Corregir brechas

La autoevaluación y el plan de acción generados en el paso anterior, sirve como una guía para mejorar, organizar, priorizar y realizar un seguimiento que finalice con los cierres de brechas de seguridad detectados en todos los procesos revisados.

Si bien las decisiones tomadas en esta escala pueden ser costosas y requerir una gran inversión de tiempo, la implementación de infraestructura y software que blinden las operaciones de la empresa redundan en una serie invaluable de beneficios para la empresa, optimizando las operaciones comerciales y mejorando la seguridad.

Realizar una evaluación de preparación de CMMC

Después de completar los pasos anteriores, las organizaciones están listas para repetir su autoevaluación CMMC como una verificación final de preparación antes de cualquier auditoría.

Conoce la solución ideal a tu necesidad

Contáctanos







    Lo más leido